info@goyaennoticias.com.ar

Nacionales

En silencio y “sin la Corte”, Ciudad y Nación acercan posiciones por las clases presenciales

Después de la guerra inicial por el DNU presidencial, los planes de unos y otros no estarían tan lejos de un punto de encuentro. Las señales desde cada trinchera.

Fuegos artificiales, peleas mediáticas, declaraciones que suben de tono y “jueguitos” para la tribuna propia. Cuando hablan en los medios sobre la presencialidad en las aulas, los distintos voceros de Nación y Ciudad (o de las alas más duras del Frente de Todos y Juntos por el Cambio) suelen aparecer como si fueran dos bandos contrapuestos, irreconciliables.

Sin embargo, si se observa los planes en los que avanzan las carteras educativas de Nación y Ciudad de cara a los próximos meses de pandemia -con altos índices de contagios por delante- se verá que no difieren mucho. Los programas de unos y otros no estarían tan lejos de un punto de encuentro.

Todo esto se da por debajo, y casi en silencio, mientras se espera que salga el fallo de la Corte, que deberá definir la constitucionalidad del decreto de Alberto Fernández –de hace 10 días- que cerraba las escuelas en el AMBA por dos semanas.

Salga como salga, desde el punto de vista de la realidad de las escuelas, ese fallo va “a nacer viejo”, casi al filo de que termine de tener vigencia el DNU. Servirá, principalmente, para que abogados, juristas y políticos sigan discutiendo acerca de la autonomía de la Ciudad.

Ahora, desde el punto de vista de la planificación de las escuelas, tanto Nación como Ciudad ya abandonaron la postura del blanco o negro, todo presencial o todo virtual. Por lo que pudo saber Clarín, la idea de esos dos ministerios es volver a las líneas principales de lo que se venía discutiendo en el ámbito del Consejo Federal de Educación antes de que irrumpiera el sorpresivo decreto presidencial del 14 de abril. Entonces se hablaba sobre distintas alternativas para encarar la presencialidad en el medio de la pandemia.

Así, de avanzar este esquema, y de no mediar presiones políticas ajenas a los ministerios de Educación, los planes de Nación y Ciudad –para el AMBA- tienden a converger. El Ministerio de Trotta avanzaría desde el actual sistema de escuelas cerradas hacia una “presencialidad administrada”. Y el de Soledad Acuña desde el actual diseño de escuelas abiertas hacia los “cuatro escenarios” de una presencialidad acotada.

Los dos esquemas tienen un mismo objetivo: tratar de preservar al máximo la presencialidad de los alumnos que, por diversas razones, más lo necesitan y, al mismo tiempo, limitar en lo máximo posible la circulación de alumnos y padres que se movilizan con ellos. Todo esto con las puertas de las escuelas “siempre abiertas”: los docentes deberán asistir para atender a los estudiantes que lo requieran. Como se verá a continuación, los planes de Nación y Ciudad son casi lo mismo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *