Copyright 2019 - Custom text here

Unas 70 familias de Santa Lucía y San Roque permanecen evacuadas por la crecida del río

Las abundantes precipitaciones registradas la semana pasada en la zona, generaron un aumento en el caudal del río Santa Lucía que se desbordó tanto en la comuna homónima como en San Roque. Son unas 70 las familias afectadas.

Todos pasarán la Nochebuena fuera de sus hogares: algunos en los centros de evacuación y otros en la casa de familiares o amigos de cada uno de los Municipios. Este último viernes “se había estacionado, pero lamentablemente hoy volvió a crecer varios centímetros más y el último registro indica que el río alcanzó ya los 3,87 metros.

Hasta ayer la altura del río en la comuna santaluceña era de 3,87 metros, por lo que más de 180 personas permanecían fuera de sus hogares. Allí, el Municipio repartió juguetes a los niños y hoy darían bolsos navideños. En tanto, unos 25 hogares sanroqueños continúan afectados.

Tenemos la esperanza, como no llovió más, de que pronto se detenga”, expresó en la tarde de ayer el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Santa Lucía, Matías Gutiérrez. Por ello, se mantiene el número de damnificados. En este contexto, recordó que 16 familias están distruibuidas en los cinco centros de evacuación que el Municipio dispuso a partir de la emergencia hídrica.
Mientras que otras 15 familias fueron reubicadas e idéntica cantidad se autoevacuó.
Con respecto a esto, al ser consultado por El Litoral, el funcionario comentó que las personas afectadas son parte del grupo que necesita ser reubicado en otra área de la ciudad. Precisamente, con ese objetivo, tiempo atrás el Municipio invirtió en la compra de un predio de cuatro hectáreas que luego dividió en 98 lotes. Tierras que la Comuna otorgó a quienes fueron censados como los que necesitan mudarse para no vivir en cercanías del afluente. “Algunos ya comenzaron a construir sus casitas en ese nuevo lugar. Y aunque aún no las terminaron, ante las actuales circunstancias, varias familias ya llevaron allí sus cosas”.
Pero más allá de que los damnificados son asistidos por el Municipio, “tenemos la esperanza de que pronto deje de crecer el caudal del río y luego comience a descender porque en el 90% de los casos, el agua ingresó a las casas”, afirmó Gutiérrez.

0
0
0
s2smodern
f t g m