Copyright 2018 - Custom text here

Macri hizo oficial y designó a los conjueces amigos para la Corte Suprema de Justicia

Mauricio Macri oficializó este miércoles una lista de conjueces para la Corte Suprema que incluye al apoderado de empresas de su familia e histórico abogado personal, a una abogada del Grupo Clarín, al lobbista y operador judicial del Gobierno Ricardo Gil Lavedra y a varios miembros del establecimiento jurídico que opera desde el Colegio de Abogados de la calle Montevideo, reducto de abogados de grandes empresas y escribas de las dictaduras.

Con estas designaciones publicadas en el Boletín Oficial, Macri le pone el broche a una operación de la cuál informó El Destape pero cuya repercusión mediática es inversamente proporcional a la magnitud del escándalo.


Los conjueces de la Corte Suprema actúan cuando los miembros del máximo tribunal del país no pueden intervenir en una determinada causa y no se logra completar el tribunal de otra forma. En concreto, de acuerdo al decreto 1285/58, reformado por la ley 23.498, cuando un ministro cortesano sea recusado, se excuse o cuando se produzca una vacancia, el tribunal se completará hasta el número legal para fallar mediante un sorteo entre los presidentes de las Cámaras Nacionales de Apelación en lo federal de la Capital Federal y los de las cámaras federales con asiento en las provincias. En el caso de que no se pueda completar con este procedimiento entran en juego los conjueces, que pasan a integrar la Corte para resolver el caso en cuestión. No es un cargo menor, llegado el caso.

Uno de los conjueces está imputado en la causa por la deuda del Correo Argentino

El penúltimo paso de esta maniobra lo ejecutó el Senado el pasado jueces 11 de octubre, tal como informó El Destape. Allí, pese a que se trata de un listado directamente alineado a los intereses de Macri, se aprobó por unanimidad.

Quién es quién
El novel conjuez más escandaloso sea acaso el menos conocido públicamente. Se trata de Julio César Rivera, abogado histórico de la familia Macri y, puntualmente, del presidente. Su tarea como letrado del clan incluyó desde los negocios hasta temas familiares, como el divorcio de Mauricio con Isabel Menditeguy en 2005. Basta mencionar su rol en la causa Correo Argentino para advertir la magnitud promiscua de este nombramiento. Rivera, junto a su socio Beltrán Louge, está a cargo de la sindicatura general del concurso de acreedores de Correo Argentino. Es decir, tienen que controlar que todo se haga de forma legal en esta causa que lleva más de quince años. Lo insólito es que el que tiene que controlar defiende los intereses del deudor, los Macri, y no que se cumpla la ley, que estipula que un caso como este debería estar resuelto hace más de 15 años.

Esto no es menor. El ahora conjuez de la Corte Rivera está imputado en la causa penal que investiga las maniobras de vaciamiento de Correo Argentino junto a Macri, Oscar Aguad, los directivos de SOCMA, SIDECO y Correo y otros. Como síndico, dejó correr todas las maniobras de los Macri para no pagar su deuda y vaciar la empresa. Tanto Louge como Rivera fueron apoderados de empresas de los Macri como Transmetro SA, que también pasó por un proceso de quiebra y vaciamiento.

0
0
0
s2smodern
f t g m