Copyright 2018 - Custom text here

Los consultores y encuestadores analizan la posible influencia del modelo Bolsonaro

El traslado del repertorio autoritario y violento no es automático, pero sí posible. Las diferentes prioridades argentinas y la posibilidad de un “trumpismo” autoritario pero proteccionista y proindutrial.



Los consultores, encuestadores y analistas de campañas electorales tienen visiones distintas sobre el impacto y la aplicación en la Argentina de lo ocurrido en Brasil. Una parte de los consultores sostiene que los temas de Jair Bolsonaro, corrupción y seguridad, no tendrán fuerte impacto en la Argentina porque aquí la temática gira alrededor de salarios, desempleo, inflación y producción. Otros consultores, en cambio, afirman que hay cierto parentesco entre la grieta brasileña y la argentina. Desde ese punto de vista consideran que “la ancha avenida del centro” no existió en el país vecino y –dicen– no existirá aquí. También argumentan que, con la exclusión de Lula, el PT tardó demasiado en lanzar a Fernando Haddad, es decir que la oposición debería considerar otro nivel de planificación y estrategia. 

Raúl Timerman, del Grupo de Opinión Pública, es categórico: “La campaña en Brasil tuvo dos ejes. Dejar afuera a Lula y consignas vinculadas con ‘los corruptos están de aquel lado y yo garantizo la seguridad’. Con eso no se gana en la Argentina. Acá los temas son inflación, salarios, tarifas, el peligro de perder el trabajo, la posibilidad de conseguir trabajo, la amenaza de una reforma laboral que arrase, por ejemplo, con las indemnizaciones que son un resguardo, un capital del trabajador. Algún candidato, tipo Guillermo Moreno o Alfredo Olmedo puede ser que tome el camino de Bolsonaro, pero yo veo más bien campañas al estilo Donald Trump, centradas en defender el trabajo, defender la industria, frenar las importaciones. Por supuesto que el candidato oficialista irá por el tema de la corrupción kirchnerista, pero tiene que afrontar la idea de que con Cristina se vivía mejor aunque ahora –dirán– hay menos corrupción o, en realidad, hay una corrupción distinta. Por el momento difunden la realización de obras que, la verdad, están paradas”.

0
0
0
s2smodern
f t g m