Copyright 2018 - Custom text here

Amenaza con eliminar por decreto el derecho de ciudadanía de los que nacen en EE.UU.

A una semana de los comicios legislativos, el mandatario republicano anunció sus planes de eliminar el derecho a la ciudadanía que se otorga a los que nacen en suelo estadounidense. Para ello, se necesita modificar la Constitución.



El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intensificó su retórica anti-inmigrante a una semana de las elecciones legislativas de medio término. Esta vez no dirigió sus dardos contra los migrantes sino contra sus hijos. En una entrevista concedida a la web de noticias Axios, Trump amenazó con eliminar por decreto el derecho a la ciudadanía que se otorga a todos los que nacen en territorio estadounidense. Una decisión que, según juristas de Estados Unidos, no puede ejecutarse sin antes modificar la Constitución sancionada hace más de 100 años. Y en particular la 14 enmienda. De manera que si el mandatario decidiera proponerlo por vía parlamentaria, desencadenaría un intenso debate constitucional. 

“Somos el único país del mundo donde una persona viene y tiene un bebé, y ese bebé es esencialmente ciudadano de los Estados Unidos durante 85 años, con todos los beneficios”, se quejó el presidente, quien además consideró que ese derecho consagrado por la Constitución es ridículo y debería terminar. Rápidamente los especialistas en derecho salieron al cruce de sus dichos y aclararon que una medida de ese tipo excede las facultades del presidente. “Si el derecho de suelo garantizado por la 14ª Enmienda pudiera ser borrado así de un plumazo por Trump, entonces la Constitución entera podría ser borrada de la misma manera”, tuitió Laurence Tribe, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Harvard. No obstante Trump redobló la apuesta y aseguró que la iniciativa está en proceso y que la va a ejecutar por decreto. “Siempre me dijeron que se necesita una enmienda constitucional. ¿Adivina qué? No es así”, señaló Trump. “Definitivamente se puede hacer con un acto en el Congreso, pero ahora también dicen que se puede hace sólo con una orden ejecutiva”, desafió. Esta decisión se argumenta, sostuvo, en que la 14 enmienda, que ofrece la ciudadanía a todo aquel nacido en suelo estadounidense, estaba pensado solo para ciudadanos y residentes permanentes: “no para los inmigrantes que están en el país ilegalmente”. En la misma línea con el líder republicano, el senador Lindsey Graham señaló que Estados Unidos es uno de los dos únicos países “desarrollados” que otorga la ciudadanía por derecho de suelo. Esta política es un imán para la inmigración ilegal, consideró Graham, anunciando que lanzará un proyecto de ley que refleje la intención del presidente. Parados en el lado opuesto de la biblioteca jurídica, varios magistrados sostuvieron que esta decisión va en contra de los derechos esenciales que establece su constitución. Neal Katyal, ex Procurador General interino de Estados Unidos (2010-2011) y abogado de la Corte Suprema afirmó: “Esta es una de las peores acciones legales de los legisladores. Cínica, estúpida, inconstitucional, y es solo otra forma de que Trump divida a los estadounidenses. 

0
0
0
s2smodern
f t g m