Robert de Niro, a sus 79 años, vivió ayer un episodio digno de una película navideña de terror. En plena noche, alertado por ruidos, bajó las escaleras de su residencia del Upper East Side de Nueva York, ataviado con una bata de baño, y se encontró que estaban robando los regalos que iba acumulando su árbol de Navidad.

La ladrona, una mujer de 30 años que ha sido identificada como Shanice Aviles, fue detenida con las manos en la masa, según informa el periódico ABC News.

El largo expediente de la delincuente, que ya tenía 26 arrestos previos, fue la razón por la que la policía de este barrio de Manhattan ya estuviera siguiendo a Aviles cuando entró en la casa del ganador de dos Oscar.

Por editorial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *